Un dato que se repite en todos los factores que causan enfermedades es la falta de higiene. No considero que los agapornis sean unos pájaros sucios, pero sí descuidados que no les importa montar mejunjes de hojas y excrementos en el agua, defecar en palos y tirar comida por todas partes.

La impecable limpieza en la jaula es de gran importancia para evitar futuras enfermedades que se producen en muchas ocasiones por la escasa higiene de la misma.

Mínimo una vez a la semana desinfectar completamente, es decir, barrotes, suelo, juguetes, perchas…. con un estropajo y bayeta (específicos para ellos), agua templada y lejía diluida. Enjuagar después muy bien para evitar los restos y secar minuciosamente (esto último evitará la excesiva humedad, que produce enfermedades y el hecho de que los hongos se reproduzcan a sus anchas).

Cada día hay que retirar el fondo de la jaula (si se utiliza papel o similar) y limpiar bien con agua y jabón. Recomiendo un buen cepillo para retirar los excrementos duros.
Si tenemos arena de conchas o similar, una vez o dos por semana es suficiente para limpiarse. Nunca utilizar tierra para gatos pues debido a su gran poder de absorción podrían ingerirlas y secarles el buche por completo. No utilizar ningún tipo de papel perfumado ni tierra no específica para ellos.

Hay que limpiar a fondo los comederos (recomiendo al menos usar uno de acero inoxidable) y muy especialmente el del agua, que habrá que limpiar dos veces al día si se encuentran heces en el agua. El uso de bebederos automáticos es recomendable, pero sin que sea la única fuente de agua exclusiva. Los agapornis son suficientemente listos para acudir al bebedero más limpio para satisfacer sus necesidades.

La fruta se oxida con facilidad, recomiendo cambiarla el mismo día como también las verduras que se estropeen al cabo de unas horas.

Si tienes un papillero o vas a coger una cría asegúrate de lavarte las manos antes de tener contacto con el polluelo.

Anuncios