La vista: Tienen un vista muy buena y monocular, cada ojo ve independientemente del otro. Al poder girar el cuello con tanta facilidad, tienen una vista de 360 º (un angulo completo). Las pupilas son fijas (no como en el ser humano, que sin necesidad de mover la cabeza podemos mirar a nuestros alrededores) ellos necesitan mover la cabeza para tener mayor angulo de vision. Pueden distinguir algunos colores como (amarillo, rojo y naranja). Ellos pueden distinguir a traves de estos colores las distintas especies de inseparables que hay a su alrededor.

El Oido: Tienen un oido mayor al del ser humano entre los 400 y los 20.000 Hz, en el ser humano es mucho menor este baremo.

El Olfato: No tienen olfato alguno.

El Tacto: Tienen mucho tacto en la lengua, la usan para todo, siempre estan mordisqueandolo todo, la lengua muchas veces la utilizan para percibir olfatos (pero de diferente forma), en el pico y las patas tambien tienen tacto. En el resto del cuerpo apenas tienen tacto alguno.

El Gusto: Este sentido esta mas evolucionado que el olfato y el tacto en los agapornis, el organo que utilizan para esta funcion siempre es la lengua.

Peligros diversos

Muchos de nosotros sacamos de la jaula a nuestros agapornis para que disfruten durante el día, de un tiempo de recreo en el cual puedan pasarlo bien con juegos, hacer ejercicio mientras vuelan, estar junto a nosotros, etc.

Por alguna razón, a veces, nos tenemos que ausentar del lugar donde tenemos a nuestros pájaros disfrutando de su momento de libertad, dejándolos solos, pero aun estando junto con nosotros pueden sufrir algún percance que puede tener nefastas consecuencias. Lo mejor para todos es sacarlos en un sitio con los menos peligros probables y en lo posible, siempre bajo nuestra vigilancia.

En este artículo os pasamos a enumerar una serie de peligros, algunos de ellos evidentes, pero que también merecen ser nombrados.

Cuarto de baño
Ventanas abiertas por donde el ave se puede escapar; productos de limpieza y productos químicos: envenenamiento; taza del inodoro abierta (Les encanta el agua podría ir a curiosear y ahogarse). Consejo: mantener cerrada la puerta del cuarto de baño.

Tela metálica de jaula o pajarera con aberturas de tamaño equivocado. Juguetes.
El agapornis mete la cabeza a través de la tela metálica, entre los barrotes de la jaula, o en alguna pieza grande de la que esté compuesto el juguete, se queda atrapado y en su intento por salir, se lesiona o se estrangula hasta morir. Algunos juguetes pueden llegar a romperlos e ingerir algún trozo (Tienen el pico muy fuerte, y lo rompen todo, bebederos, juguetes de plástico..) . Consejo: comprueba el calibre de los orificios de la tela metálica, la distancia entre barrotes de la jaula (1, 5cm a 2cm). Revisa los juguetes.

Lámparas
Nuestros pájaros pueden aterrizar o pasar cerca de los focos de luz, provocándose quemaduras con graves consecuencias. Consejo: en lo posible ten las luces apagadas, haciendo esto unos minutos antes de sacar a tus agapornis, debido a que el enfriamiento no ocurre hasta pasado un tiempo.

Contenedores de agua (fregaderos, cubos, acuarios, jarrones)
El agapornis se cae dentro y se ahoga. El ave puede tomar la superficie jabonosa por un lugar firme para posarse. Consejo: mantén los recipientes vacíos y/o tapados.

Luz solar directa
Insolación: profundos jadeos, alas extendidas, debilidad, colapso. Pon al ave a la sombra inmediatamente para prevenir el fallo cardíaco. Dale al enfermo un poco de agua y ve a ver un veterinario de aves inmediatamente. Consejo: si lo dejas al aire libre procura darle algo de sombra y siempre debe tener agua en los bebederos, el agua se le debe de cambiar diariamente.

Puertas
El agapornis queda atrapado en ellas (les gusta mucho subirse encima de ellas, les gusta estar en el sitio mas alto de la habitación) y es aplastado o se escapa. Consejo: cierra las puertas antes de soltar al ave.

Corrientes (puertas y ventanas abiertas)
Resfriados: secreciones nasales, legañas, estornudos, neumonía. Evita las corrientes y llévate al ave cuando la habitación está siendo ventilada.

Cajones- Armarios
Los agapornis son curiosos y les gusta mucho explorar los cajones abiertos y los armarios. Si se queda encerrado dentro por accidente, puede morirse de hambre o asfixiarse. Consejo: mantén cerrados cajones y armarios.

Butacas, Sofás, Asientos en General
Los agapornis pueden ser aplastados si te sientas accidentalmente sobre ellos. Consejo: adopta el hábito de mirar antes de sentarte.

Cables Eléctricos y Enchufes
Descarga eléctrica por morder los cables lo que provocará la muerte. Consejo: procura mantener ocultos los cables. Regáñale cuando lo veas morder un cable. Ellos entienden el NO si se lo repites y les catigas metiéndolos en la jaula, la palabra “NO” la entenderá a la perfeccion.

Cocina
Nunca tengas a tus agapornis en la cocina o un área susceptible de ser contaminada por gas y humos de cocinar. Los humos que desprenden las sartenes, cacerolas de teflón sobrecalentadas o quemadas son tóxicos para las aves. También son peligrosos los humos y el calor desprendidos al cocinar; hornos calientes, y productos de limpieza domésticos. Todos ellos potencialmente venenosos. Los pequeños escapes de gas pueden ser mortales para ellos. Tu agapornis podría caer en un recipiente en plena ebullición, sufrir graves quemaduras y morir. Consejo: mantenlos fuera de la cocina, sobretodo cuando estés cocinando.

Alimentos y Plantas
Con su naturaleza curiosa, intentarán probar casi todo lo que tengan a su alcance. Algunos alimentos y plantas son altamente tóxicos para ellos. Evita que puedan comer y no le des sobretodo: aguacate, chocolate, bebidas carbonatadas y/o alcohólicas, café, productos con sal, azúcar.
Si no sabes si la planta que tienes en el lugar donde los sueltas, es tóxica, ya sabes, ante la duda, retírala.

Artículos de Punto, Hilo, Cuerdas, Cadenas.
Los dedos de los agapornis pueden enredarse. Este al verse atrapado e intentar escapar puede llegar a estrangularse. Consejo: procura no tener ni jerséis ni ovillos de lana tirados por la casa.
Jarrones decorativos grandes y recipientes de boca amplia.
Los agapornis pueden resbalar dentro y no poder salir provocando asfixia, morir de hambre, fallo cardíaco. Si el recipiente contiene agua y el pájaro cae, se ahogará. Consejo: llena estos recipientes con arena o papel. Tápalos o retíralos del lugar si contienen agua.

Nicotina y Pulverizadores
La nicotina es letal. Otros contaminantes del aire peligrosos para las aves son los vapores de pintura, el monóxido de carbono, los pulverizadores de insecticidas o los ambientadores, y las tiras insecticidas. Consejo: no fumes ni uses pulverizadores, etc. cerca de tus aves.

Pesticidas.
Todos los pesticidas son letales para las aves. Al igual con los ambientadores procura no echar ambientador cuando el pájaro este en esa habitación. Consejo: no rocíes con ellos las plantas de la habitación donde tengas a tu pájaro ni lleves plantas rociadas a esa habitación.

Venenos
Mortíferos: plomo, óxido, cacerolas revestidas con plásticos, mercurio, productos de limpieza domésticos.
Dañinos: minas de lápices (les encanta en cuanto ven una cosa con punta su intención es quitársela), cargas para bolígrafos, rotuladores fluorescentes.
Otros venenos: acetona, anfetaminas, aspirinas, anticongelante, arsénico, lejía, tetracloruro de carbono, cosméticos, lápices de colores, DDT, desodorantes, desatascadores, suavizantes, petardos, fluorocetatos, toxinas de la basura, tintes para el pelo, linóleo, cerillas (las llamadas cerillas de seguridad no son tóxicas), medicamentos, bolas de naftalina, diversas setas u hongos silvestres, pintura con plomo, perfume, productos derivados del petróleo, aceite de pino, veneno para ratas y ratones, veneno para cucarachas, veneno para caracoles, laca, pastillas para dormir, estricnina, lociones para el bronceado, talio, herbicidas, productos protectores de la madera.

Cambios de Temperatura
Los agapornis necesitan estar a una temperatura casi constante. Los cambios bruscos de temperatura pueden ser desastrosos para ellos.

Ventanas, ventanales, paredes de cristal, espejos.

Los agapornis pueden volar hacia ellos pudiéndose provocar una conmoción cerebral, fractura de cráneo, rotura de cuello, alas o pies. Consejo: baja las persianas o cierra las cortinas o bien cúbrelos con alguna tela.

Otros Animales
Gatos y perros, aún siendo los más dóciles, pueden llegar a comérselos por instinto o lesionarlos jugando. Ellos también son susceptibles de llevarse algún buen picotazo por parte del agapornis.

-- Artículo extraído de COSAS DE AGAPORNIS Autor: ALCOR, Reproducido aquí con su permiso.
Anuncios